fbpx
Visión Personal: ¿Cómo te ves en 5 años?

Visión Personal: ¿Cómo te ves en 5 años?

Tiempo de lectura: 3 minutos


En el artículo anterior te contamos por qué es tan importante tener una misión personal, un norte que nos dirija. Definir nuestra misión es un hábito que nos ayudará para siempre. Pero “un norte”, aún puede ser muy abstracto. Por lo que hoy te contamos de otro hábito muy necesario para proyectar y enfocar mejor hacia dónde te quieres dirigir: plantear una visión personal. Un hábito que te ayudará a conocer los pasos a seguir para lograr lo que quieres y por lo tanto tomar mejores decisiones, gestionar mejor tu tiempo y aprovechar nuevas oportunidades que ahora sí sabrás reconocer. 

Aterriza tu avión ✈


En el libro de Stephen Covey, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, se menciona una analogía. Imaginemos que hacemos un viaje en avión. Antes de despegar el/la pilot@ tiene claro cuál es el destino y un plan de vuelo para llegar ahí. El avión despega a la hora prevista y se estima una hora para aterrizar. Pero aún así hay factores que pueden atrasar o adelantar el tiempo de vuelo, como ciertas condiciones climáticas o turbulencias en el camino. Aun así, el/la pilot@ recibe retroalimentación constantemente y hace correcciones para volver al plan de vuelo, para que el avión llegue a tiempo a su destino. 

Imaginar esto ayuda a comprender la importancia de la misión personal y también la de la visión personal. Es la imagen del lugar donde queremos llegar. La forma en que queremos vivir nuestra vida depende de esa imagen. 

“Incluso si estás fuera del camino la mayor parte del tiempo, pero aún te riges bajo tu misión y visión, eventualmente llegarás a tu destino. Llegarás a tu destino y llegarás a tiempo. Ese es el punto, con la visión volvemos a encaminarnos”. Stephen Covey. 

 

Hábito #2: Aclarar la visión a mediano plazo



El segundo hábito es tener una visión clara de hacia dónde vamos. Toma las ideas abstractas de tu misión personal y aterrízalas en algo concreto, tu visión a mediano plazo. Tiene que ser específico. Qué tipo de persona quiero ser, dónde quiero vivir, con quién, en qué área me gustaría aportar, etc. Esto permite enfocar mejor, guiar nuestro camino y avance, adelantarnos a sucesos, encauzar los esfuerzos para lograrlo y tomar decisiones que calcen contigo. ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida en 5 años? 

La visión personal es una imagen clara de un futuro que deseamos alcanzar y que está definido en función de nuestro propósito (misión personal), a 5 años. La visión toma las ideas abstractas de la misión y las tangibiliza.

Nos da un punto intermedio para enfocar y dejar de posponer. Podemos imaginarla con nitidez y detalles, en el proceso de elegir cada uno de los elementos que la integran vamos tomando decisiones. Tener una visión a 5 años, pone tensión motivante para tomar acción. Permite poner en perspectiva los pasos a seguir para conseguir lo que queremos

Actualiza tu visión todos los años, siempre guardando las anteriores. No importa el formato, puede ser un párrafo escrito, un collage, dibujo, etc. Es importante que mantengas al día tu misión y tu visión para no caer en desilusiones ni en tiempos muertos. Son la fuente constante, diaria de energía y el foco que nos acompaña siempre.

Afina tu mirada 



La misión y la visión nos ayudan a tomar decisiones más rápido, permite identificar oportunidades (afina la mirada), automáticamente pasas a ser más productivo. Ayuda a estar atento a oportunidades que te acercan a esa visión. Porque si no sabes lo que buscas, no vas a poder distinguirlo aunque lo tengas enfrente. Y así podemos perder muchas oportunidades que podrían habernos acercado a lo que queremos. 

Si empezamos a pensar en las decisiones más grandes, ahí la misión y visión nos pueden ahorrar mucho tiempo. Por ejemplo, si quieres estar viviendo en el sur de Chile a los 30 años, puedes empezar hoy con claridad a tomar las decisiones que te lleven a cumplir eso. Muchas personas caen en: voy a entrar a un trabajo, voy a estar ahí hasta que gane mucha plata y recién ahí veo qué hacer (perdiste muchos años). Es mejor tener una misión y una visión definidas para que tus futuras decisiones te acerquen a lo que realmente quieres. Ahorras tiempo y tendrás propósito en tu día a día.

Es difícil proyectarse a 5 años y es difícil tener tanta claridad sobre lo que queremos. Por eso es importante dedicar tiempo para definir nuestro propósito, si no lo hacemos solo vamos a postergar el minuto inevitable de preguntarnos “y ahora qué”, solo para darnos cuenta de que si hubiéramos sabido lo que buscábamos en primer lugar, habríamos aprovechado X oportunidad o lo habríamos realizado de mejor manera. Que este no sea tu caso. Toma decisiones conscientes, meditadas y gestiona mejor tu tiempo. Recuerda que nuestra vida está hecha de tiempo, si no tomamos el control de él, no tenemos el control de nuestra vida. 

Conoce mejor lo que quieres, dedica tiempo a definir tu misión y visión, y una vez que tengas eso, continúa enfocando lo que buscas con el hábito #3, equilibrar usando roles.

¿Quiéres saber de qué se trata? Todos los detalles para una mejor gestión de tu tiempo en el siguiente link.

¿Quieres recibir más contenido como este en tu correo?


Prometemos no ser spam, ni enviarte más de un correo por semana 🙂





Post Relacionados
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *